Buscar
  • Dánaê Vzh

Manejo de una crisis autista

Por el profesor Tony Attwood y la Dra. Michelle Garnett







¿Por qué ocurren las crisis?


Las personas autistas suelen tener una forma diferente de:

  • detectar estímulos internos y externos

  • resolución de problemas

  • aprender y organizar la información

  • comprensión y relación con los demás.

Los desafíos diarios inherentes a estas diferencias pueden conducir a la acumulación de estrés que eventualmente puede liberarse como un colapso.


Para evitar y gestionar un colapso, debemos determinar:

  • las causas y desencadenantes del estrés y la tensión mental y / o física

  • acomodaciones y modificaciones a las causas y desencadenantes cuando sea posible

  • los signos de un colapso inminente en las etapas temprana y media

  • las mejores formas de apoyar a una persona durante un colapso

  • actividades para que la persona libere la tensión y el estrés de forma segura

  • formas de facilitar la recuperación emocional de todos los involucrados

Las causas de un colapso


Las causas principales de un colapso son el estrés de la sensibilidad sensorial, la sobrecarga cognitiva y los aspectos del compromiso social.


Sensibilidad Sensorial


Una de las características diagnósticas del autismo es la hiperreactividad o hiporreactividad a la información sensorial. La experiencia clínica, las autobiografías y la investigación han confirmado que el autismo está asociado con un perfil diferente de exterocepción e interocepción.. La exterocepción es la percepción del mundo sensorial externo y la interocepción es la percepción del mundo sensorial interno. Sabemos que las personas autistas a menudo tienen una sensibilidad extrema a las experiencias sensoriales externas dentro de los sistemas sensoriales auditivo, táctil, visual y olfativo. La sensibilidad es mucho mayor que con los individuos típicos, y las experiencias sensoriales que a menudo no son notadas y fácilmente adaptadas por personas no autistas, son extremadamente intensas y angustiosas, si no realmente dolorosas, para una persona autista. También estamos reconociendo que las personas autistas pueden tener una sensibilidad extraordinaria a las emociones negativas en otras personas. Esto puede ser la agitación, la decepción y la ansiedad de alguien. Las emociones negativas pueden percibirse de forma aguda y precisa e 'infectar' a la persona autista,


Si bien una persona autista puede tener un sistema sensorial que es demasiado sensible a las experiencias sensoriales y emocionales externas, también puede haber una falta de percepción de su mundo sensorial interno, es decir, una dificultad con la interocepción. Esto puede incluir no ser consciente de las señales internas de hambre o necesidad de ir al baño, temperatura corporal, lesiones o vómitos inminentes. Las dificultades con la interocepción en el autismo pueden incluir dificultad para percibir y ser consciente del aumento del estrés, especialmente la angustia emocional. Puede haber un desapego de mente y cuerpo, y es posible que no se reconozcan las señales internas de un colapso inminente. Los individuos no autistas pueden percibir indicadores de bajo nivel de estrés fisiológico y psicológico y también pueden comunicar y moderar fácilmente su estado emocional interno. Una persona autista, por otro lado, puede tener alexitimia, es decir, dificultad para explicar pensamientos y sentimientos con palabras para comunicarle a alguien que está llegando al punto de ruptura. Eventualmente, el nivel de angustia es tan intenso que se reconoce, pero a una intensidad que es demasiado grande para ser controlada efectivamente por la persona autista o por aquellos que intentan moderar el grado de angustia.


Sobrecarga cognitiva


El autismo está asociado con un perfil distinto de habilidades cognitivas que pueden contribuir a aumentar el estrés y la frustración, lo que lleva a la agitación y al colapso. El perfil cognitivo incluye menos flexibilidad mental, o una 'mente de una pista'. Esto significa no saber qué más hacer para resolver un problema, frustrarse rápidamente y "presionar el botón del pánico". También puede haber una dificultad para adaptarse mentalmente al cambio y las transiciones, especialmente a una situación nueva sin un "guión" de lo que sucederá, cómo comportarse o qué hacer y decir. Otra causa cognitiva de sobrecarga es tener que hacer frente a instrucciones o expectativas poco claras y la necesidad de un tiempo de procesamiento prolongado de la información. Esto conduce a una dificultad para trabajar a gran velocidad y hacer frente a la presión del tiempo. Otra característica cognitiva del autismo es el estrés por tener que elegir entre múltiples opciones, con el temor de cometer un error y ser juzgado. También existe la posibilidad de que aumente el estrés debido a las cavilaciones sobre los desaires pasados, la injusticia, el rechazo social y la intimidación.


Compromiso social


Un aspecto fundamental del autismo es la dificultad para comprender a las personas. El estrés puede deberse simplemente a estar con demasiadas personas, especialmente en situaciones de hacinamiento, como un centro comercial, una estación o un parque infantil. Puede haber estrés debido a estar en presencia de personas que no son percibidas como "amigas del autismo". También existe el estrés de las personas que hacen promesas incumplidas, como decir, "Regresaré en dos minutos" y luego no regresar durante cuatro minutos y treinta segundos.


En situaciones sociales, existe la expectativa de que las personas sean capaces de leer expresiones faciales, tono de voz, gestos y señales sociales, mientras que una persona autista puede ser capaz de procesar y 'leer' intelectualmente esta información social, es agotador para ellos. Existe la posibilidad de confundirse con mensajes contradictorios, como en el sarcasmo, y determinar los pensamientos e intenciones más sutiles de los demás. Habrá capacidad limitada durante la duración del compromiso social, y una vez que se haya alcanzado esa capacidad, existe el riesgo de que otras experiencias sociales sean intolerables, lo que podría contribuir a un colapso.


Las situaciones sociales también pueden estar asociadas con muchas experiencias sensoriales aversivas, como ser tocado accidentalmente, el ruido de gritos o aplausos y el olor de perfumes y desodorantes.


Señales de un colapso inminente


Cada persona autista tendrá un patrón característico de pensamientos, comportamientos y acciones que indican un colapso inminente. Las primeras señales de advertencia pueden incluir el conocimiento de que la persona probablemente ha llegado al final de su capacidad para tolerar aspectos de sus experiencias sensoriales, cognitivas y sociales. Los signos de un colapso más inminente pueden ser la determinación de escapar de la situación, participar en ciertas rutinas y rituales que sirven para reducir la ansiedad y la agitación, y buscar con avidez el acceso a un interés especial como bloqueador del pensamiento y restaurador de energía. Otros signos pueden ser aumentar el volumen del habla y el uso de obscenidades, gestos agitados, negarse a ayudar o necesitar una tranquilidad excesiva. Hablar de un tema específico o de una injusticia pasada,


Debido a problemas con la interocepción y la alexitimia, puede haber pocas, si es que hay alguna, señales de advertencia percibidas por la persona autista o observadas por otros. Una serie de eventos puede aumentar los niveles de estrés, reduciendo el umbral para un colapso, y puede ser un evento superficialmente trivial que se convierte en el punto de ruptura para la liberación de una acumulación de estrés durante muchas horas o días.

Un colapso será presagiado por un aumento de la frecuencia cardíaca; Se puede usar un reloj deportivo para medir la frecuencia cardíaca de una persona para indicar que una crisis es inminente. Otro sistema de alerta temprana puede ser un perro de asistencia al autismo o incluso el perro de la familia. Los animales pueden percibir que un colapso está a punto de ocurrir en algún momento antes que la persona autista y los miembros de su familia. El perro puede buscar la atención de la persona autista y convertirse en una distracción o participar en un comportamiento conocido por calmar a la persona autista, reduciendo así la probabilidad de un colapso.


Cómo manejar una crisis


Hay dos tipos de crisis: una dirigida hacia el exterior, una explosión de energía emocional que es destructiva, con sentimientos de rabia y acciones de destrucción; el otro es una implosión, con energía que se dirige hacia adentro y se expresa como intensa desesperación, autolesiones y pensamientos suicidas. Existe un posible tercer colapso o "cierre". Este es un comportamiento que actúa como medio de autoprotección. La persona está físicamente inmovilizada o "congelada", e incluso puede quedarse dormida como una forma de "desconectarse".


Un colapso es una crisis psicológica, y hay recomendaciones sobre qué hacer y qué no hacer cuando ocurre un colapso. Las siguientes sugerencias pueden ayudar a minimizar la profundidad y duración de un colapso. Las siguientes sugerencias son estrategias para usar en una explosión dirigida hacia afuera o un ataque de ira.


Qué hacer en una crisis

  • Una persona debe tomar el control de la situación.

  • La persona de apoyo debe mantener la calma, la tranquilidad y la confianza.

  • Afirme y valide la profundidad de la emoción y explique que el sentimiento eventualmente desaparecerá.

  • Use un lenguaje corporal tranquilo y lento.

  • Utilice un habla mínima.

  • Trate de minimizar el contacto visual para ambos.

  • Si es posible, estén al lado de la persona en lugar de uno frente al otro.

  • Mantenga a otras personas alejadas o anime a la persona a que adopte una posición en la que no pueda ver a otras personas.

  • Sugerir una actividad relajante o distractora, como un iPad, mirando información relacionada con un interés especial; o una actividad fascinante, como girar y juguetear.

  • Acepte el comportamiento inquieto, ya que es un medio constructivo de descargar la energía inherente a un colapso.

  • Elogie el cumplimiento y la calma.

  • Sugiera algo que esperar o un recuerdo agradable.

  • Sugiera ir a un área de retiro tranquila o una habitación separada, o tal vez salir a la naturaleza si es posible.

  • Una opción alternativa es realizar una actividad física que libere energía emocional de manera constructiva, como saltos de estrellas o flexiones, o aplastando elementos del contenedor de reciclaje.

  • Recuerde que el colapso puede tener una función constructiva al liberar el estrés comprimido y restablecer el sistema de regulación de las emociones.

  • Espere pacientemente hasta que pase la tormenta emocional.

Qué no hacer en una crisis



Intenta no:

  • Hablar sobre el castigo, las consecuencias, el daño y el costo.

  • Use la razón cuando la persona esté demasiado emocional para ser razonable.

  • Interrogar, es decir, pida una explicación de por qué la persona está tan agitada o angustiada.

  • Invadir el espacio personal.

  • Convertir la situación en una lección.

  • Hacer movimientos bruscos.

  • Correjir los comportamientos agitados.

  • Hacer coincidir el estado de ánimo de la persona con su discurso.

  • Criticar a la persona por ser demasiado dramática o egoísta.

  • Usar restricción física.

  • Hacer comentarios críticos, degradantes o condescendientes.

Facilitando la recuperación emocional


Finalmente, la desesperación y la agitación desaparecerán. La persona autista puede experimentar posteriormente remordimiento o vergüenza y participar en la autocrítica. En casos extremos, la persona puede no recordar lo sucedido, estar confundida y en un estado de negación cuando se realiza una 'autopsia' sobre su comportamiento.


Ayudará a sugerir una forma práctica de restitución y reparación de sentimientos, por ejemplo, pidiéndole a la persona autista que aclare cualquier desorden o complete una tarea doméstica como una forma de recompensa.


Cuando está tranquila, la persona puede dar una descripción coherente y lógica de por qué ocurrió el colapso, preferiblemente sin temor a incriminación o mayores consecuencias, lo que inhibiría una evaluación objetiva. Será importante que todos aprendan de la experiencia y elaboren un plan para prevenir y gestionar un colapso futuro. El plan incluirá formas más efectivas de percibir, comunicar y expresar el estrés en el futuro.

La persona de apoyo también necesitará "interrogar" emocionalmente y expresar sus pensamientos y sentimientos en una conversación sin prejuicios. La conversación debe centrarse en qué tan bien manejaron la situación y cualquier información nueva que se haya descubierto que pueda reducir la frecuencia e intensidad de las crisis.

Lectura recomendada: From Anxiety to Meltdown (2011) por Deborah Lipsky, Londres, Jessica Kingsley Publishers.


Fuente: attwoodandgarnettevents

27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo